Estúpidos cortes de cabello

Hay que tener el pinche cerebro de un mandril para darse en la madre tan pendejamente. Estos dos cabrones nos demuestran que debajo de ese cabello no hay masa cefálica.